Está usted en: Ciudadanía >> Tu salud >> Hábitos y vida saludables >> Piezas de caza mayor abatidas en actividades cinegéticas de Cantabria

Piezas de caza mayor abatidas en actividades cinegéticas de Cantabria

Las carnes y los productos derivados, de los animales de consumo humano abatidos en actividades cinegéticas, han de ser objeto de un control veterinario post-morten en la propia zona de caza, tanto si van a ser consumidas en el ámbito familiar (autoconsumo), como si van a ser comercializadas; no obstante para su comercialización, es necesario que las piezas sean procesadas en una sala autorizada para el despiece de carne de caza silvestre mayor.

Las piezas de caza mayor destinadas al autoconsumo, deben ser sometidas a una inspección post-mortem por un Veterinario (incluido en una lista de Veterinarios colaboradores). En el caso del los jabalíes esta inspección se completará con el análisis triquinoscópico  (Anexo I).

Para la comercialización de piezas de caza mayor a restaurantes, carnicerías y otros establecimientos o industrias cárnicas, éstas deben ser procesadas en una sala de despiece que se encuentre autorizada para el despiece de carne de caza silvestre mayor. Antes de ir a esta sala de despiece, en la misma zona de caza es obligatorio realizar un control sanitario por un Veterinario Colaborador (Anexo II).

Queda prohibida cualquier exhibición pública de las piezas de caza mayor abatidas en actividades cinegéticas.

Documentos para descargar

Enlaces

Menú Ciudadanía

Destacamos